The University of Michigan
Information on Admissions Lawsuits

News Releases & Articles | Statements by University Leaders & Others | Press Kits, Photos & Media Contacts
¡En Español! | E-mail Sign-up | Archived Documents | U-M News Service | U-M Gateway

Supporting Research Court Filings Legal Overview FAQs What's New Admissions Lawsuits Home Page
Posición de la Escuela de Leyes

Declaración del Decano
(Tomado de Law Quadrangle Notes vol. 42 no.2)
“Es importante reconocer que, dentro de nuestra política de admisiones, la diversidad racial es de interés secundario, subordinado a nuestro interés primario de admitir solamente a estudiantes que prometen ser abogados excelentes, que traen honor a la facultad y a la profesión”.
Jeffrey S. Lehman, '81

Al ir a la imprenta esta edición de Law Quadrangle Notes, la Corte Distrital de Estados Unidos para el Distrito al Este de Michigan está considerando una moción contraria a un dictamen en Grutter v. Bollinger et al. Si la Corte rechaza las mociones, un juicio empezará el 30 de agosto de 1999.

La demanda es un desafío coletivo a la constitucionalidad de nuestro proceso de admisiones. Fue presentado por el Centro de Derechos Individuales (CIR), una organización con sede en Washington D.C. (CIR también presentó una demanda separada cuestionando el proceso de admisiones para ingresar la Universidad de Michigan; para esa demanda luego habrá un juicio este otoño).

El tema de la acción afirmativa en las admisiones universitarias es uno de los asuntos más ampliamente debatidos en este tiempo, un tema en el que personas de buena voluntad muestran posiciones opuestas. Debido a este litigio, durante el año pasado Michigan ha asumido una función prominente en el debate. En esta declaración me gustaría compartir con ustedes mi parecer sobre estas políticas.

Primero, creo que la Constitución nos permite la discreción de usar el proceso de admisiones que tenemos en marcha. Fui miembro del comité que en 1992 delineó la política actual. Tengo la confianza de que nuestro trabajo satisface los requisitos de la Décimocuarta Enmienda como fue establecida en Regents of the University of California v. Bakke.

En Bakke, la Corte Suprema de California ordenó a la Universidad de California abstenerse de considerar la raza del solicitante en el proceso de admisiones. La Corte Suprema de Estados Unidos revirtió ese dictamen y suspendió esa orden judicial. La parte V.C. de la opinión del juez Powell, unida por una clara mayoría de la Corte, sostuvo que esa orden judicial no puede ser usada como base contra “un programa de admisiones diseñado adecuadamente que involucra la consideración competitiva de la raza y el origen étnico”.

Cuatro otros jueces se unieron al juez Powell al rechazar el concepto de que la Constitución requiere a una universidad que sea ciega a la función que cumple la raza en la sociedad estadounidense. En Michigan, damos a la raza una consideración cuidadosa, apropiada a la autorizada por la Corte. Consideramos a cada solicitante de manera individual. Miramos indicadores de aptitud probable para la escuela de leyes como notas, puntaje en los exámenes, institución universitaria, dificultad del curriculum universitario, ensayos y cartas de recomendación. Recibimos solicitudes de muchos más estudiantes calificados para la matrícula de los que podemos admitir. Entre los solicitantes calificados tratamos de seleccionar una clase cuya diversidad tiene el potencial de enriquecer la educación de todos.

Segundo, creo que hemos aplicado la política con decisiones sensatas, caso por caso, tal como lo intentamos, dando atención a la raza como un aspecto importante pero no dominante. A través de los años, ha variado la composición racial de nuestra nueva clase. El año pasado, tuvimos una nueva clase de 341 estudiantes. La vasta mayoría de los estudiantes de primer año (263) eran blancos caucásicos. Otros 21 eran asiático-americanos. Y mientras los abogados de los demandantes sostienen que miles de solicitantes fueron perjudicados por nuestras políticas de admisión, en realidad solamente 24 estudiantes en la nueva clase del año pasado eran afroamericanos, 16 eran latinos y 7 americanos nativos.

Aunque una clase que es casi el 80 por ciento caucásica no puede ser racialmente diversa, la clase hubiera sido aún menos heterogénea si la raza no hubiera sido tomado en cuenta. La orden de no considerar la raza u origen étnico en California y Texas originaron una enorme, altamente publicitada reducción en las matrículas de las minorías en las universidades más competitivas en esos estados. Recientemente el New York Times indicó que la reducción del primer año fue contrarrestada por un “repunte” en la matrícula de las minorías el año siguiente. La verdad es que, aún después de ese “repunte”, la matrícula universitaria para esas minorías que no están bien representadas en la U-C Berkeley se mantuvo un 44 por ciento debajo de lo que había sido dos años antes. Y la Escuela de Leyes de Berkely, Boalt Hall, incluyó solamente nueve afroamericanos en la nueva clase el año pasado.

Tercero, creo que las consideraciones que justificaron la política en 1992 continúan siendo relevantes hoy. Ciertamente, en el curso de la preparación para el litigio, reunimos importantes informes especializados que exploran con gran cuidado esas consideraciones. Estaría muy complacido de enviar a los graduados interesados una copia de los informes, o pueden revisarlos en la red de Internet en: www.umich.edu/~urel/admissions/press.

Con frecuencia hablo de la demanda, y hasta nuestros defensores más firmes se preguntan algunas veces si todavía es necesario considerar la raza para tener una comunidad racialmente diversa en la escuela de leyes. La desafortunada realidad es que, en Estados Unidos al final del siglo 20, la raza todavía importa. La vivienda se mantiene segregada y la oportunidad, incluyendo 22 años de opciones educacionales que preparan a los estudiantes para la escuela de leyes, continúa siendo distribuida desigualmente. Aunque la brecha en la preparación académica se ha reducido con el tiempo, las escuelas de las leyes más selectas no pueden estar bien integradas si no hacen los esfuerzos necesarios para lograrlo.

¿Por qué importa tener una clase integrada? En Estados Unidos en 1999, la raza se mantiene excepcionalmente como una notable fuerza social. Estadounidenses de diferentes razas tienen diferentes experiencias que predeciblemente los llevan a mostrar diferentes perspectivas al estudio de asuntos legales tan diversos como ley de propiedad, ley contractual, la justicia penal, la política de asistencia social, la ley de derechos civiles, la ley de derechos del votante y la Primera Enmienda. Al mismo tiempo, los antecedentes raciales no predeterminan la opinión de uno. Cuando una clase incluye una masa crítica de estudiantes minoritarios, ellos pueden expresarse sin sentirse personalmente responsables por definir y defender los puntos de vista de “su” raza o cultura. Un cuerpo estudiantil diverso permite a todos los estudiantes apreciar mejor la compleja realidad social que hay diferencias entre las razas y diferencias dentro de las razas.

Los estudiantes en la Escuela de Leyes de la Universidad de Michigan cultivan una esencial calidad intelectual: la habilidad de entender un asunto desde muchas perspectivas al mismo tiempo. Ellos lo hacen a través de sus interacciones con la facultad y con los demás, dentro y fuera de la clase. La integración racial se sustenta de esas interacciones en una manera vital.

La Escuela de Leyes recibe cada año muchas solicitudes de estudiantes bien calificados que superan el espacio que tenemos disponible para la nueva clase. Al final, es necesario rechazar literalmente miles de solicitudes de estudiantes de todas las razas que se matriculan en otras escuelas de leyes y llegan a ser abogados exitosos. Entiendo el genuino sentido de frustración que debe sentir la solicitante Grutter y muchos otros que como ella no son admitidos en nuestra escuela de leyes.

La medida final de nuestro éxito, sin embargo, no es el gran número de estudiantes a quienes debemos negar admisión, sino el pequeño grupo que debemos admitir. Cada miembro del grupo es extraordinariamente talentoso. Es importante reconocer eso, dentro de nuestra política de admisiones, que la diversidad racial es de interés secundario, subordinada a nuestro interés primario en admitir solamente a estudiantes que prometen ser abogados excelentes, que traerán honor a la facultad y a la profesión. Rechazamos a la vasta mayoría de solicitantes, minoría como mayorías. Cada estudiante admitido es altamente talentoso y ansiosamente buscado por otras escuelas de leyes.

La decisión que aplicamos en las admisiones en la Escuela de Leyes es vindicada por los logros y contribuciones de los graduados de todas las razas, después de dejar Ann Arbor. Los graduados de Michigan han logrado renombre en toda la sociedad, como titulares de cargos electos federales y estatales, jueces, altos ejecutivos de negocios, y socios en grandes firmas de abogados. Un estudio recién completado por los profesores David Chambers y Richard Lempert, y el investigador científico Terry Adams confirman que estos logros se extienden a los graduados de todas las razas. Los datos de ese estudio corroboran que no existen significantes diferencias estadísticas por raza en el otorgamiento de licencias para ejercer derecho, los ingresos y la satisfacción con la profesión.

Comparto el deseo de imaginar un mundo en el cual la raza individual no tenga impacto en las oportunidades, preparación académica, experiencias de vida o relaciones institucionales. Creo, sin embargo, que interpretar la Constitución para prohibir a una escuela de leyes como la de Michigan que use su discreción al seleccionar sus propias clases racialmente diversas en 1999 socavaría significativamente o revertiría el progreso para llegar a esa meta.

Al defender esta demanda, la Escuela de Leyes de la Universidad de Michigan defenderá la habilidad de las escuelas de leyes de hacer uso apropiado de la diversidad racial como uno de los muchos factores en las admisiones. Al hacerlo, defenderemos nuestra meta de proveer a nuestra sociedad abogados que están totalmente preparados para servir como líderes competentes y altamente educados.

Top of page



Questions? Comments? Please send e-mail to diversitymatters@umich.edu.
Site last updated: September 5, 2012.   Copyright © 1997–2013 Regents of the University of Michigan.

Site redesign by U-M Marketing Communications.